Andesita Cerro Apidame

Ficha número 76 

Latitud : 46°38’ 

Longitud :71°46’

Comuna: Chile Chico

Provincia: General Carrera

Región: Aysén

 

Valor principal del Geositio

Escénico – Geológico – Mineralógico – Paleontológico – Petrológico – Geomorfológico – Estructural – Recreativo

El Cerro Apidame, Colorado y/o Pirámide, está ubicado al SO de Chile Chico, en los límites de la Reserva Natural Lago Jeinimeni. Desde lo lejos se observa su particular forma “piramidal” de color café ladrillo que destaca por sobre los afloramientos vecinos. A medida que uno se aproxima, la morfología característica de este geositio se hace presente, diaclasas que recorren el afloramiento de piso a techo se hacen cada vez más nítidas, una vez en la base del afloramiento, se observan imponentes columnas hexagonales y pentagonales de hasta 200 m de alto y, 1-1.5 m de diámetro que se elevan desde el piso.

Este cuerpo volcánico intruye a los depósitos de ignimbritas riolíticas pertenecientes a la Formación Ibáñez, y también a limolitas, areniscas, coquinas y brechas de la Formación Toqui. La primera es evidencia del volcanismo ácido del Jurásico, y la segunda de las transgresiones marinas del Cretácico.

Descrito por primera vez por Heim (1940) como un cuello o conducto volcánico, generado aparentemente por dos intrusiones andesíticas consecuentes, que muestran diaclasamiento columnar en toda su extensión. De la Cruz y Suárez (2008) también describieron el afloramiento como un cuello volcánico, y lo incluyeron en la unidad denominada “Basaltos Pico Sur”, debido a que presentan litologías similares. Sin embargo, El Cerro Colorado corresponde específicamente a una andesita de hornblenda y no un basalto. Por otra parte, presenta una edad de 5.3 ± 0.4 Ma (Plioceno), lo cual tambiéncoincide con otros afloramientos de la unidad “Basaltos Pico Sur”.

Una de las características por la cual destaca este geositio, es sus imponentes columnas subverticales que son observables en todo el cuerpo volcánico. La formación de estas columnas corresponde a un proceso bastante singular en la naturaleza, denominado disyunción o fracturamiento columnar, el cual debe su génesis a eventos sucesivos de fracturamiento causados por el enfriamiento de la roca (estrés generado cuando la contracción térmica excede la resistencia a la deformación de la roca). Específicamente, el proceso se lleva a cabo cuando el magma que ha ascendido hasta la superficie o se ha emplazado a poca profundidad, comienza a enfriarse. Puesto que el proceso de enfriamiento es paulatino se generan gradientes de temperatura, donde por lo general las partes superiores están más frías que las inferiores. Entonces debido al enfriamiento, la lava se contrae, lo que produce que se fracture. Entonces si la tensión por enfriamiento es igual en todas las direcciones, el patrón de diaclasamiento será hexagonal; sin embargo si esta tensión no es igual en todas las direcciones se pueden formar otros patrones poligonales, comúnmente pueden ser pentágonos, hexágonos o heptágonos. La forma de diaclasamiento, se propaga hacia abajo a medida que el cuerpo ígneo se enfría, lo que genera las tradicionales, largas y poligonales columnas. Conjuntamente pueden presentar distintos tamaños a lo ancho, lo que dependerá casi exclusivamente de la tasa de enfriamientos, es decir mayor diámetro de columnas, menor es la tasa de enfriamiento (Hofmann et al, 2015).

A partir de lo mencionado previamente, el Cerro Apidame o Cerro Colorado, descrito como un cuello volcánico (Heim, 1940; Lagabrielle, 2007; De la Cruz y Suárez, 2008), con columnas pentagonales subverticales de hasta 200 m de longitud, y hasta 1.5 m de diámetro, podrían indicar que el geositio tuvo una tasa de enfriamiento relativamente rápida, ya que presenta columnas muy bien formadas y pentagonales (Figura 78; Toramaru, A. y Matsumoto, T., 2004.). Con respecto al diámetro de las columnas, este disminuye de base a techo, lo que también indicaría una mayor tasa de enfriamiento en las partes superiores del cuello volcánico, de acuerdo a lo descrito previamente.

Publicaciones que lo incluyen

  • Charrier, Reynaldo; Linares, E; Niemeyer, Hans; Skarmeta, J. 1979. K-Ar ages of basalt flows of the Meseta Buenos Aires in southern Chile and their relation to the southeast Pacific triple junction. Geology 7. 436-439.
  • Heim, Arnold. 1940. Geological observations in the Patagonian Cordillera (Preliminary Report). Eclogae Geologicae Helvetiae, Vol. 33, p. 25-51. Traducción in Boletín Minero, Vol. 54, No. 507.646-649.
  • Lagabrielle, Y; Suárez, M; Malavieille, J; Morata, D; Espinoza, F; Maury, R; Scalabrino, B; Barbero, L; De la Cruz, R; Rossello, E; Bellon, H. 2007. Pliocene extensional tectonics in the Eastern Central Patagonian Cordillera: geochronological constraints and new field evidence. Terra Nova Vol 19, No. 6, 413-424.

 

Sugerencias de estudios científicos por realizar en él

  • Análisis mineralógico para determinar composición
  • Correlaciones estratigráficas con rocas de edades similares
  • Correlación con eventos relacionados a la subducción del ridge de Chile Chico

Nombre y dirección del proponente

David Valenzuela Hernández

david.valenzuela.h@gmail.com