Un comentario de “Consultas sobre estudios de Stefano Lorito

  1. sgch dice:

    Un artículo reciente de Stefano Lorito y otros en la revista Nature Geoscience ha desatado un pequeño revuelo en nuestro país. Lorito y sus coinvestigadores utilizan diversas medidas de la deformación sufrida por el continente como resultado del sismo del 27 de Febrero pasado. Los cambios de forma y elevación que experimentó la corteza, así como observaciones acerca del tsunami que acompaño al sismo, permiten a los científicos estimar cuánto se desplazó una placa tectónica respecto de la otra. La magnitud del desplazamiento relativo que ellos encuentran alcanza un máximo de casi 20 m cerca de la costa de Constitución, cerca de 10 m en la zona de Arauco, y valores que tienden a cero hacia los límites norte y sur de la zona de ruptura del sismo, es decir, cerca de Valparaíso por el norte y Valdivia por el sur.

    Uno de sus resultados más significativos es que en la zona de Cobquecura, el epicentro nominal del terremoto, el desplazamiento relativo de las placas fue de menos de 5 m.

    Este resultado sorprende un tanto, ya que la zona de menor desplazamiento coincide en gran parte con un segmento del margen que no había tenido grandes sismos de subducción desde 1835, el año que Darwin visitó Concepción. Al norte, la zona de mayor desplazamiento coincide con la zona que se habían movido más recientemente (1928 y 1985), mientras que hacia el sur comienza la zona que se desplazó durante el gran terremoto de 1960. En resumen, los datos de que los investigadores disponen les indican que la zona que más tiempo lleva acumulando tensión, es la que menos movimiento relativo tuvo durante el último terremoto. De aquí que los investigadores concluyan el artículo expresando la posibilidad de que esta zona sea el foco de otro terremoto en un futuro próximo. Hasta aquí los datos concretos.

    Los artículos que se publican en las revistas científicas, incluyendo la prestigiosa Nature Geoscience, son previamente revisados por otros científicos expertos en la materia de cada uno. Ello asegura la calidad y consistencia de los artículos publicados, y nos permite confiar en que los métodos fueron correctamente utilizados. El procesos mismo de revisión por pares investigadores hace que conocer a los autores o su reputación sea irrelevante, el trabajo habla por si solo.

    Dicho lo anterior, es importante distinguir los datos de las interpretaciones derivadas de ellos. La posibilidad de tener otro sismo de gran magnitud en un futuro próximo no puede en ningún caso ser entendida como una predicción o una adivinación infalible, es una interpretación de los autores basada en los datos, o en un sentido general, una hipótesis acerca del funcionamiento de la Tierra. Es perfectamente normal dentro del ámbito científico que distintos investigadores lleguen a distintas conclusiones, y solo los hechos permiten evaluar el valor de verdad de ellas.El estado de las ciencias de la Tierra no permite en el presente realizar predicciones de sismos, pero estudios como este permiten acercarnos a un mejor conocimiento del dinámico planeta en que vivimos. Y no podemos olvidar que vivimos en un margen continental activo, en el que los terremotos son fenómenos frecuentes, para los que debemos estar siempre preparados.

    SGCh

Los comentarios están cerrados.