Un comentario de “¿Es posible que el desplazamiento de las placas, haya sido parcial, y todavía quede energía suficiente para generar otro evento de igual magnitud, cercana al epicentro original?

  1. admin dice:

    Estimado Luis,
    Primero que nada, tienes toda la razón en cuanto a que no todos los terremotos se producen por el desplazamiento relativo de las placas de Nazca y Sudamericana. Este proceso, que llamamos subducción, somete la zona de contacto entre ambas placas a enormes presiones que se liberan de manera episódica, generando ondas sísmicas. Numerosos temblores menores ocurren todos los días a lo largo de los contacto entre placas, pero cada cierto tiempo se producen desplazamientos de mayor envergadura, y por lo tanto terremotos de gran magnitud.

    Ahora bien, no sólo las superficies inmediatas al contacto entre placas están sometidas a presiones: la corteza continental misma se deforma y acomoda, produciendo sismos que son en general de menor magnitud (¡aunque no necesariamente de menor intensidad!). Estos sismos corticales (o sea, en la corteza) pueden ser tanto por compresión (como el terremoto de Las Melosas, 1958, M=6.9) como por extensión (como podría ser el caso del enjambre de “réplicas” en la zona de Pichilemu, ver documento http://sociedadgeologica.cl/documentos/Hipotesis_origen_replicas_del_11_03_2010.pdf).

    Por otra parte, la corteza oceánica que subducta bajo el continente también puede fracturarse en profundidad por esfuerzos extensivos debidos a la atracción gravitatoria. Este último mecanismo es invocado para explicar el terremoto de Chillán del año 1939 que tu mencionas. El resumen del trabajo que determinó este resultado puede ser consultado aquí: http://www.sciencedirect.com/science?_ob=GatewayURL&_method=citationSearch&_uoikey=B6VDS-3TK65N0-1&_origin=SDEMFRHTML&_version=1&md5=2806dee9df929acd464fa52ffaed0fc0

    Esto explica en parte por qué se considera que la zona ha acumulado energía desde 1835, ya que en 1939 no se disipó energía acumulada en el contacto mismo entre placas. Los otros terremotos que mencionas, Valdivia 1960 y Valparaíso 1985, si fueron terremotos de subducción, pero que rompieron zonas aledañas a la ruptura del 27/02. Probablemente la ruptura del sismo de Febrero no siguió avanzando hacia el norte y el sur justamente porque encontró zonas que habían liberado su engría elástica hace relativamente poco. Es muy poco probable que en la zona de Concepción a Valparaíso se pueda producir un sismo de magnitud comparable al que ya ocurrió, y menos aún de magnitud mayor, pero la posibilidad de que ocurran réplicas de magnitudes cercanas a 7 sigue existiendo, por lo que, sin angustiarse, hay que seguir atentos.

    Por último, la posibilidad de que el fuerte terremoto de febrero haya gatillado movimientos sísmicos en otros lugares del mundo, es una pregunta que la ciencia se hace en la actualidad. Por el momento parece prevalecer la opinión de que no hay relación alguna entre ellos. De hecho, la cantidad de sismos de magnitud superior a 5 que ocurren en el mundo no ha variado en los últimos meses, lo que si ha cambiado es el nivel de atención que nosotros y los medios ponemos a estos hechos ahora que estamos más sensibles al tema.

    Saludos cordiales,

    SGCH

Los comentarios están cerrados.