Estudio FONIS revela nivel de exposición de ciclistas a tóxicos de vehículos

[02/04/2012] Por medio de un inédito estudio realizado por la Escuela de Salud Pública, con financiamiento del FONIS, se pudo determinar que en horas punta el Material Particulado (MP) 2,5 y las partículas ultrafinas, las más dañinas, presentan niveles hasta cuatro veces superiores a la norma permitida en Estados Unidos.

Paulina Pino, directora del proyecto, cuenta que los resultados preliminares demuestran que los niveles de concentración del material particulado MP 2,5 encontrado en quienes circulan por cuatro de las ciclovías que existen en Santiago (Antonio Varas, Montenegro, Alameda y USACH) en algunos casos más que cuadruplican los niveles de la norma estadounidense y doblarían la norma que se discute en Chile.

Por otra parte, desde el punto de vista de los usuarios, se estaría demostrando la hipótesis de que las ciclovías deberían ir por rutas distintas a las de alta concentración de vehículos, para evitar sobreexponer a la contaminación precisamente a quienes ocupan como transporte un medio no contaminante. El análisis de los datos arroja que la situación es similar entre la zona oriente, que tiene la mayor cantidad de kilómetros de ciclovías en el país, y el centro de Santiago.

El estudio obtuvo promedios de concentración de MP 2,5 de hasta 62,4 microgramos por metro cúbico (ug/m3), cuando la norma que se discute en Chile pretende permitir un máximo de 30 ug/m3. Las mediciones de los contaminantes se realizaron entre las 8:00 y las 10:00 horas, en dos turnos, por lo que se obtuvieron datos coincidentes con los horarios de mayor tránsito vehicular.

Este tóxico se midió junto con el material particulado ultrafino porque éstos representan los principales tóxicos provenientes del tránsito vehicular y que tienen efectos adversos en la salud de las personas. Sobre todo lo referido al particulado fino, que se origina principalmente de las emisiones de vehículos diésel. Por esto, las personas en las cercanías del tránsito vehicular (y aún más las que realizan actividad física en las cercanías) pueden estar expuestas a altas concentraciones de estos contaminantes.

“Aunque la norma es un promedio diario y aquí nosotros medimos un horario específico, existe cierta diferencia, pero que se sobrepasen los niveles máximos permitidos es muy peligroso para la salud, porque estas partículas pueden penetrar muy profundo en el árbol pulmonar”, agrega Paulina Pino.

 

Fuente: Conicyt