Un comentario de “La gran réplica esperada

  1. admin dice:

    Estimada Carola

    Gracias por tu comentario y la pregunta que nos haces. Digamos que la “gran réplica” es un escenario extremo entre varios posibles escenarios. En sismología fenomenológica hay una ley estadística que indica que la magnitud de la mayor réplica después de un terremoto cualquiera es 1-1.5 grados menor que la magnitud de dicho terremoto. Aplicado a nuestro caso deberíamos aun esperar un gran sismo magnitud 7.8-7.3 en cualquier lugar dentro o en la periferia del área de ruptura (entre Valparaíso y Lebu) y en cualquier momento en los meses que siguen al evento.

    Sin embargo, pareciera (al menos para el par de especialistas con los que he podido conversar) que esta ley es válida para sismos hasta cierta magnitud menor a la de nuestro 8.8. La causa podría residir en que el deslizamiento entre las placas tectónicas que origina estos terremotos muy grandes (M>8.5) se concentra en al menos dos zonas discretas a lo largo de la falla de subducción, mientras que terremotos más pequeños deslizan solo una de estas zonas llamadas asperezas sísmicas.

    En nuestro caso, efectivamente fueron dos asperezas distintas (una frente a Constitución y la otra bajo la Península de Arauco) las deslizadas en los dos minutos que duró el terremoto. Dada la extensión espacial de estas zonas (derivadas de los modelos preliminares disponibles) es posible estimar que si cada una hubiese roto por separado se habrían generado dos terremotos en momentos distintos cuya magnitud sería cercana a 8.

    Bajo este escenario deberíamos esperar dos réplicas (una por cada asperza) cuya magnitud no supera los 7 grados Richter. Considerando que durante los primeros 15 días después del terremoto ya se registraron un evento M=6.9 (cerca de Pichilemu) y otro M=6.7 (cerca de Lebu) y que al parecer las réplicas han decaído rápidamente, podría inclusive darse el caso que la ocurrencia de otra réplica cercana a 7 sea muy poco probable. En todo caso, es muy difícil cuantificar la probabilidad de ocurrencia de estos distintos escenarios, lo que requeriría idealmente de un análisis integrado de la gran cantidad de datos que están siendo adquiridos por las redes instrumentales en terreno, algo prácticamente imposible para el reducido número de experto nacionales y extranjeros que están trabajando en el área.

    La preocupación de algunos de estos expertos se basa en el hecho que si el escenario de la “gran réplica” fuese el de mayor probabilidad de ocurrencia, ciertamente extrañaría (más desde una perspectiva científica creo yo) que ella no se haya producido en esta fase inicial de 3 meses.

    Espero esta respuesta satisfaga tu inquietud. Saludos cordiales,

    SGCH

Los comentarios están cerrados.