Un comentario de “Temblores en Pichilemu

  1. admin dice:

    Estimada Bárbara,

    Efectivamente, uno de los rasgos más notables de la serie de réplicas que han seguido al 27/02 es la concentración de sismos de mediana magnitud ocurridos en la zona de Pichilemu. Estos sismos son de naturaleza ligeramente distinta a las réplicas “normales” de más al sur. Dicho en términos simples, mientras que el terremoto y gran parte de sus réplicas son resultado del “apretón” o compresión entre las placas, los sismos de Pichilemu son el resultado del acomodo de la corteza luego de liberada la compresión del sismo principal, y son debidos a la “relajación” o extensión de la corteza. Los sismos de extensión no pueden alcanzar las grandes magnitudes de los sismos de compresión, pero como ocurren más cerca de la superficie pueden causar bastante daño, y por lo tanto tu pregunta resulta muy pertinente.

    Uno de los grandes desafíos de las ciencias de la Tierra es poder anticipar con alguna precisión las catástrofes naturales como los terremotos, y si bien hay avances auspiciosos en la comprensión de los mecanismos, todavía estamos lejos de poder predecir estos eventos. Esto quiere decir que los rumores de predicción de un gran terremoto en la zona de Pichilemu que has escuchado son probablemente producto del temor natural que siente la gente, pero no provienen de estudios científicos bien fundamentados.

    De hecho, los antecedentes de que disponemos nos sugieren un panorama más bien optimista. Desde el 10 de Marzo pasado han ocurrido más de 100 sismos en la zona, en general de magnitud 4 a 5 (Richter) y hasta 6.9 (el 11 de Marzo). Más de 80 de estos sismos ocurrieron entre el 10 y el 31 de Marzo, y sólo 19 han ocurrido del 1 de Abril al 3 de Mayo. Además, 31 de los sismos han sido de magnitud igual o superiores a 5, y solo tres de ellos han tenido lugar entre Abril y Mayo, y 28 durante Marzo. Es decir, la tendencia es hacia una disminución en la cantidad y la magnitud de los sismos con el paso del tiempo.

    Esto no quiere decir que todo peligro haya pasado y que podamos olvidarnos del tema. Hay que mantenerse preparados para reaccionar de la mejor manera ante los posibles nuevos movimientos. Pero no existe ningún fundamento para pronosticar un evento destructivo inminente. Y mientras más tiempo pase, menores serán las probabilidades de que esto ocurra. Los estudios que realizan los numerosos grupos de científicos en la zona serán sin duda nuevos pasos hacia la comprensión y predicción confiable de este tipo de eventos naturales.

    Cordialmente,

    SGCH

Los comentarios están cerrados.